Íñigo Fernández de Mesa

Los precios bajan el 0,4% en agosto por el descenso de los carburantes

El Índice de Precios al Consumo (IPC) disminuyó un 0,4% en agosto en tasa interanual, según cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta tasa es cinco décimas inferior a la del pasado julio y coincide con la adelantada por el INE a finales del pasado agosto. El descenso de la inflación se explica por la caída de los precios energéticos y, en menor medida, por la moderación de los precios de los servicios y de los bienes industriales no energéticos (BINE), que fue compensada parcialmente por la evolución alcista de la alimentación, especialmente la no elaborada.

Los precios de los productos energéticos registraron en agosto una tasa interanual del -9,8%, inferior en cuatro puntos a la del mes previo. A este descenso contribuyeron todos los componentes del índice energético. Los combustibles y carburantes redujeron su tasa anual en 3,4 puntos, hasta situarse en el -14,1%, debido tanto a la caída del precio de los carburantes como del gas. La energía eléctrica anota una disminución del 3,3% en el mes, frente a la subida del 2,3% de un año antes, lo que da lugar a una reducción de su tasa interanual de seis puntos, hasta el 2,6%.

La tasa de variación interanual de los precios de los alimentos no elaborados ha aumentado de manera significativa, un punto porcentual en agosto, hasta el 2,7%, debido principalmente al encarecimiento de las legumbres y hortalizas frescas y el pescado.

La inflación subyacente (que excluye los elementos más volátiles del IPC, como la alimentación fresca y energía), disminuyó en agosto una décima, hasta el 0,7%. Esta moderación se explica por los BINE, que redujeron su tasa anual una décima, hasta el 0,3%, y por los precios de los servicios, con un crecimiento anual del 0,8%, una décima por debajo de la del mes anterior. Esta moderación fue compensada parcialmente por la evolución alcista de la alimentación elaborada. La desaceleración de los servicios descansa en la rúbrica de turismo y hostelería, cuya tasa anual se redujo dos décimas, hasta el 1,2%, y por la moderación de los precios del transporte interurbano, que reducen su tasa anual desde el -0,8% de julio hasta el -1,8% de agosto.

La tasa anual de alimentación elaborada, bebidas y tabaco aumenta dos décimas, hasta el 1,4%, debido principalmente a la evolución del aceite. Respecto de un año antes este producto es un 30,3% más caro, 4,4 puntos más que en el mes anterior. La leche y el tabaco, por el contrario, han evolucionado a la baja, lo que compensa parcialmente la subida del aceite.

En términos intermensuales, el IPC descendió un 0,3% en agosto, frente al avance del 0,2% en el mismo mes de 2014. Este descenso se explica por el abaratamiento del 4,3% de los productos energéticos, lo que respondió tanto a una caída del 3,3% de los precios de la electricidad como de los combustibles y carburantes que disminuyeron un 4,7%, en línea con la evolución de los precios del petróleo. También contribuyeron los BINE (-0,3%), especialmente el vestido y calzado (-1,3%) debido a las rebajas de verano.

La tasa anual de inflación disminuyó en agosto en todas las comunidades autónomas. En cinco fue mayor que la nacional: Baleares (0,2%), Cataluña (-0,1%), País Vasco (-0,2%), Comunidad Valenciana (-0,3%), la Rioja (-0,3%). La inflación de Andalucía coincidió con la nacional. En el resto de comunidades autónomas la inflación quedó por debajo de la tasa nacional, con las mayores caídas en Extremadura y en Castilla-La Mancha, -0,9%, y Castilla y León y Cantabria, con -0,8%. Por otro lado, la tasa anual del IPC a impuestos constantes se situó en agosto en el -0,4%, igual que la del IPC general.

El INE ha publicado asimismo el IPC armonizado (IPCA) correspondiente al mes de agosto, cuya tasa anual se sitúa en el -0,5%, cinco décimas por debajo de la del mes anterior. Si se compara esta tasa con la estimada por Eurostat para el conjunto de la zona euro en agosto (0,2%, igual a la de julio), el diferencial de inflación favorable a España se amplía medio punto, hasta -0,7 puntos porcentuales.

En resumen, la tasa de variación anual del IPC se ha reducido en agosto en medio punto, tras seis meses de aumentos consecutivos. El descenso se ha debido, principalmente, a los precios de la energía y en mucha menor medida a los BINE y a los servicios. La tasa subyacente se ha moderado una décima, hasta el 0,7%. El diferencial de inflación favorable a España frente a la Eurozona se amplía significativamente, lo que permite ganancias de competitividad de la economía, con el consiguiente efecto favorable sobre las exportaciones, la producción y el empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>